Cine, radio y televisión

El cine y la radio son mis asignaturas pendientes. Hice mis pinitos pero, como no se puede hacer todo a la vez, al final se quedaron atrás.

Cine y televisión


Siempre me apasionó el cine. En Asturias, antes de migrar a Madrid, participé en el rodaje de varios cortos tanto en el lado de producción como incluso en pequeños cameos.

En 1996 rodé el corto Susan, en el cual asumí la dirección y la producción, sobre un guión mío. Se contaba con una subvención de la Fundación Municipal de Cultura de Gijón, que consistía en la cesión de material de rodaje, pero lamentablemente la cámara que nos cedieron tenía un fallo y al llegar el momento de editar nos encontramos con que todo lo grabado con ella, a pesar de haber hecho correctamente los balances de blanco, tenía un exceso de rojo. Se arregló como se pudo, y afortunadamente no afectó a toda la cinta porque la mayoría de las escenas se habían grabado con otra cámara que nos había prestado una productora.

Susan es una historia de lesbianas, lo cual en el Gijón de 1996 era algo original. Sé que no es el mejor corto del mundo, pero me siento orgulloso de haberlo sacado adelante con un presupuesto prácticamente inexistente. Además se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Gijón (aunque fuera de concurso, ciertamente). Para ser mi primer corto (y también el último) estuvo bien. Por supuesto, tiene sus fallos (por ejemplo, es muy lenta, o el tema del color en determinadas escenas que fue por un fallo técnico) y soy muy consciente de ellos... pero la cinta quedará para la posteridad. Además, los dueños de la productora que me prestó el material se ofrecieron a facilitarme mucho más equipo, tanto técnico como humano, para mi siguiente producción. Pero poco tiempo después me mudé a Madrid y ya no pudo ser.


A principios de 2000 me lié la manta a la cabeza y monté Chueca TV, integrada en Chueca.com. La idea era hacer un programa diario de unos 20 minutos que pudiera verse a la carta, en una época en la que no existía Youtube y el ADSL era algo de lo que se hablaba pero casi nadie tenía. Hicimos unos cuantos programas, pero al poco Ya.com compró toda mi red de portales y el proyecto quedó estancado. Los programas los hacíamos entre Félix Bernet y yo, y nos encargábamos de todo: el guión, la improvisación, la presentación... Fue una experiencia muy divertida y bonita de la que guardo un buen recuerdo.

Luego he hecho más cosas, como algunos de los videoclips para Lío, pero siempre con una escasez de medios impresionante: grabando con el teléfono móvil, iluminando con linternas de led...



Radio


Estaba en la junta directiva de Rigel, la asociación cultural de Gijón en la que también hacíamos cortos, cuando surgió la posibilidad de tener una emisora de radio FM durante unos días para unas jornadas. Desde la asociación montamos el estudio como pudimos y nos encargamos de la programación esos días. El experimento gustó y unos meses más tarde conseguimos tener nuestra propia emisora permanente: Radio Babel.

Cuando estaba todo montado llegó el verano y casi todo el mundo se fue de vacaciones... menos yo. Así que todos los días iba a la emisora y hacía programas de varias horas que emitía en directo. Cuando terminó el verano ya había acumulado un montón de experiencia y hecho un círculo de gente interesada en la emisora, y decidieron hacerme director de la emisora. Radio Babel llegó a tener un equipo superior a las cien personas, con una programación estable todos los días del año, y destacó en el panorama de las radios alternativas.

Allí hice un programa magazine que se emitía los domingos y que funcionó muy bien durante unos meses. Luego, por problemas de agenda, se convirtió en un programa itinerante que se emitía en red. Esto significa que cada semana se grababa y emitía el programa en directo desde una emisora distinta de Asturias, y luego la grabación se repetía en emisoras distintas, escuchándose finalmente en toda Asturias. Fue apasionante e intenso, pero también agotador. Poco después de eso me vine a Madrid... y se acabó.

Ya en Madrid, en verano de 1999 monté Radio Chueca, integrada dentro de Chueca.com, donde hacíamos un programa diario de una hora. El programa se escuchaba a la carta por streaming y funcionó muy bien. Teníamos un programa distinto para cada día de la semana y la experiencia fue sensacional, incluso nos hicieron un reportaje para los informativos de Telecinco. A principios del año siguiente, cuando Ya.com lo compró todo, el proyecto también se estancó.

Más recientemente, en 2012, participé en una serie de programas en la radio del Círculo de Bellas Artes en Madrid: Radio Círculo.

Actualmente colaboro en Onda Arcoiris.